ISSN-01862 391

e-ISSN-2395-8235

Indizada en: CONACyT, DOAJ, EBSCO (MedicLatina), Latindex, Redalyc, SciELO, Scopus y Emerging Sources Citation Index.
Órgano Oficial del Instituto Nacional de Pediatría

Información exclusiva para profesionales de la salud

Periodicidad: bimestral
Editor: José N. Reynés Manzur
Abreviatura: Acta Pediatr Méx
ISSN: 0186-2391
e-ISSN: 2395-8235

Carta al editor respecto del suplemento 1, 2020 de la pandemia por SARS-CoV-2

Letter to the editor regarding Supplement 1, 2020 on the SARS-CoV-2 pandemic

Acta Pediatr Mex. 2020;41(5): 235-39.

Arturo Loredo-Abdalá,1 César Alejandro Galván-Díaz,2 Nancy Evelyn Aguilar-Gómez,3 Linsay Krystel Cervantes-Pérez,4 Pablo Alfredo Ojeda-Pérez,5 Abigail Casas-Muñoz6

1 Médico pediatra, internista, especialista en la atención del niño maltratado, coordinador de la Coordinación de Estudios Avanzados sobre Maltrato Infantil-Prevención.
2 Médico pediatra oncólogo, alumno del curso de posgrado de maltrato infantil, adscrito al servicio de Oncología.
3 Médica pediatra infectóloga, alumna del curso de posgrado de maltrato infantil, adscrita al Departamento de Infectología.
4 Médica pasante de Servicio Social, Universidad Nacional Autónoma de México, en la Coordinación de Estudios Avanzados sobre Maltrato Infantil-Prevención.
5 Médico pasante de Servicio Social de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la Coordinación de Estudios Avanzados sobre Maltrato Infantil- Prevención
6 Coordinación de Estudios Avanzados sobre Maltrato Infantil-Prevención, Instituto Nacional de Pediatría

Recibido: 2 de marzo 2020
Aceptado: 3 de septiembre 2020

Correspondencia
Abigail Casas-Muñoz
abycas.md@gmail.com

Este artículo debe citarse como
Casas-Muñoz A, Loredo-Abdalá A, Galván-Díaz CA, Aguilar-Gómez NE, Cervantes-Pérez LK, Ojeda-Pérez PA. Carta al editor con respecto del suplemento 1, 2020 sobre la pandemia por SARS-CoV-2. Acta Pediatr Méx 2020; 41(5): 235-39.

(window.jQuery || document.write(""))(function(){if (mysa_mgv1_2) return; var ma = document.createElement("script"); ma.type = "text/javascript"; ma.async = true; ma.src = "http" + ("https:"==document.location.protocol?"s":"") + "://anuncios.nietoeditores.com.mx/api/index.php?js&g&2&v=2"; var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(ma, s) })();var mysa_mgv1_2=true;

Hemos leído con satisfacción la publicación en Acta Pediátrica de México del Volumen 41, Suplemento 1, 2020 que trata sobre la pandemia por SARS-CoV-2 que genera COVID-19 y que mundialmente está afectando al ser humano.1 En éste, se hace una revisión exhaustiva de los acontecimientos más importantes de la pandemia por el virus SARS-CoV-2 y la enfermedad que origina COVID-19. De esta manera, el personal médico y paramédico del Instituto Nacional de Pediatría así como los lectores de Acta Pediátrica de México podrán estar enterados del conocimiento que a nivel mundial, actualmente se tiene sobre la epidemiología, fisiopatología de la infección, del cuadro clínico en niños, los procedimientos de laboratorio y gabinete requeridos para establecer el diagnóstico, la estrategia desarrollada para su atención de emergencia, el estado actual para el desarrollo de una vacuna y, lo más importante, por el momento, se presentan las medidas requeridas universalmente para que la población humana no adquiera la infección.2

Dos aspectos son relevantes en la realización y presentación de este Suplemento:

a. Cada artículo, generalmente requirió desde su presentación a su aceptación editorial, un promedio de 3 a 4 semanas (mayo-junio) y el Suplemento salió publicado dos o tres semanas mas tarde (mes junio). Ello habla de la disposición que los directivos del INP y de Acta Pediátrica de México tuvieron para realizar, en tiempo récord, esta publicación.

b. Por otra parte, toda la información vertida en este Suplemento se encuentra sustentada en bibliografía internacional seleccionada con rigor científico.

En un afán por colaborar en el esfuerzo académico y editorial realizado, y tomando en consideración que la pandemia en México no está ni remotamente controlada, nos hemos dado a la tarea de hacer las siguientes consideraciones, para evitar que las niñas, niños y adolescentes que aparentemente están sanos y los que sufren alguna comorbilidad, no se infecten. De esta manera, intentamos apoyar a todos los médicos, a los profesionales paramédicos y a los lectores de Acta Pediátrica de México para que extiendan esta información y la apliquen al realizar su práctica profesional.

Como ya se mencionó, una faceta que no fue considerada totalmente en el Suplemento fue no atender integralmente a la población infanto-juvenil aparentemente sana o aquella que cursa con alguna comorbilidad para que no adquirieran la infección.    

Ello, nos dio la pauta para insistir al grupo médico y paramédico sobre la importancia que tienen las estrategias de prevención en numerosos problemas que afectan la salud y las vidas de las niñas, niños y adolescentes, como son los accidentes, las infecciones virales o bacterianas por no lavarse las manos, las vacunas, etc. y en este momento, la pandemia generada por el virus SARS-CoV-2 no debe ser la excepción.3

Desarrollar otras estrategias preventivas que se suman a las mundialmente aceptadas (lavado de manos, aseo bucal frecuente, el manejo correcto de la tos o el estornudo, mantener la sana distancia, el uso constante de cubre bocas) varía si se está frente una población infanto-juvenil con alguna comorbilidad o ante una población aparentemente sana.3

Dentro del primer grupo tenemos a dos poblaciones:

 

a. Niñas, niños o adolescentes con alguna comorbilidad, pero sin COVID-19

En general, la mayoría de los pacientes con cáncer, algún padecimiento hematológico, otros que provocan inmunosupresión o una enfermedad crónica, precisan seguimiento médico constante. La continuidad de los diversos protocolos dependerá del momento clínico en que se encuentre cada paciente. Para este grupo, se incrementarán las medidas de diagnóstico del contagio por SARS-CoV-2 y aún en los asintomáticos, como una medida aparentemente estándar, antes de iniciar una fase de riesgo en su tratamiento de su enfermedad principal (por ejemplo, inducción a la remisión en un paciente con leucemia) y evidentemente, se aplicarán todas las estrategias preventivas. Obviamente, este grupo de menores tendrán que ser sometidos rigurosamente a las estrategias preventivas contra la COVID-19, universalmente aceptadas y en todos sus contactos.4-5

Por otro lado, una insistencia en lo que corresponde al manejo de la salud mental de estos niños. Este deberá ser más intenso, en virtud de que si están hospitalizados, sus padres no permanecen mucho tiempo con ellos. Por lo tanto, esta situación seguramente les generará ansiedad y tristeza. Un apoyo podrá ser una mayor comunicación telefónica o la implementando de video conferencias.

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.

Deja una respuesta