ISSN-01862 391

e-ISSN-2395-8235

Indizada en: CONACyT, DOAJ, EBSCO (MedicLatina), Latindex, Redalyc, SciELO, Scopus y Emerging Sources Citation Index.
Órgano Oficial del Instituto Nacional de Pediatría

Información exclusiva para profesionales de la salud

Periodicidad: bimestral
Editor: José N. Reynés Manzur
Abreviatura: Acta Pediatr Méx
ISSN: 0186-2391
e-ISSN: 2395-8235

Control de esfínteres

Sphincter control

Acta Pediatr Mex. 2020 enero-febrero;41(1):40-2.

Rosalía Garza-Elizondo

Médico adscrita al departamento de Consulta Externa. Instituto Nacional de Pediatría, Ciudad de México.

Recibido: 8 de julio 2019
Aceptado: 5 de diciembre 2019

Correspondencia
Rosalía Garza-Elizondo
rgarzaeli@gmail.com

Este artículo debe citarse como
Garza-Elizondo R. Control de esfínteres. Acta Pediatr Mex. 2020;41(1):40-2.

(window.jQuery || document.write(""))(function(){if (mysa_mgv1_2) return; var ma = document.createElement("script"); ma.type = "text/javascript"; ma.async = true; ma.src = "http" + ("https:"==document.location.protocol?"s":"") + "://anuncios.nietoeditores.com.mx/api/index.php?js&g&2&v=2"; var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(ma, s) })();var mysa_mgv1_2=true;

Durante el desarrollo psicomotor del niño, el control voluntario de esfínteres es parte fundamental de su crecimiento, por su relevancia social, porque su retraso o regresión puede ocasionar problemas clínicos en el área personal, familiar y social.

En el niño pequeño, las micciones son involuntarias, con vaciados vesicales incompletos. Durante el primer año de vida, la vejiga se vacía mediante el arco reflejo parasimpático medular, sin intervenir en el control cortical.

En la mayoría de los niños, el control voluntario de la micción se va desarrollando entre los 18 meses y los 3 años. La continencia se alcanza cuando el niño es capaz de lograr la contracción voluntaria del esfínter externo de la uretra, mientras que el detrusor, que no está sometido a ninguna supresión cortical, se contrae de forma involuntaria.1

En la mayoría de los casos, la secuencia en la adquisición del control voluntario de los esfínteres se inicia con el control intestinal durante el sueño, seguido del control fecal en las horas de vigilia, posteriormente el control diurno de la orina y al final el nocturno. Muchos niños adquieren el control intestinal y vesical de manera simultánea.2 Existen variaciones interindividuales e interculturales, donde influyen factores educacionales, familiares, sociales, psicológicos y hereditarios.

La continencia urinaria nocturna es la más difícil de conseguir, solo se logra en 26% de los niños a los 18 meses de vida. A los 3 años, 75% de los varones y 80% de las niñas permanecen secos durante la noche. Pero si a los 5 años no tiene aún un control urinario nocturno se diagnostica enuresis, que sucede en 15-20% de la población en general.

En cuanto a la continencia fecal no debe sobrepasar los 4 años, si ésta se prolonga se diagnostica encopresis y puede originar graves problemas sociales, familiares y psicológicos. En la mayoría de los casos secundaria a estreñimiento.

Para alcanzar el control de esfínteres se requiere la adecuada adquisición de los hitos del desarrollo: que el niño camine, comprenda y se exprese verbalmente; que tenga un buen nivel de maduración afectiva, con desarrollo de tendencias anales y uretrales, y que cuente con una familia preparada y dispuesta a acompañar y guiar el proceso de entrenamiento.

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.

Deja una respuesta