ISSN-01862 391

e-ISSN-2395-8235

Indizada en: CONACyT, DOAJ, EBSCO (MedicLatina), Latindex, Redalyc, SciELO, Scopus y Emerging Sources Citation Index.
Órgano Oficial del Instituto Nacional de Pediatría

Información exclusiva para profesionales de la salud

Periodicidad: bimestral
Editor: José N. Reynés Manzur
Abreviatura: Acta Pediatr Méx
ISSN: 0186-2391
e-ISSN: 2395-8235

Juguetes seguros

Safe toys

Acta Pediatr Mex. 2013;34:173-174

Dr. Armando Reyes-Cadena

Médico Adscrito Consulta Externa de Pediatría INP

Correspondencia: Dr. Armando Reyes-Cadena. Instituto Nacional de Pediatría. Insurgentes Sur 3700-C. Col. Insurgentes Cuicuilco. México 04530 D.F. cadenadr@yahoo.com.mx

Recibido: febrero, 2013. Aceptado: marzo, 2013.

Este artículo debe citarse como: Reyes-Cadena A. Juguetes seguros. Acta Pediatr Mex. 2013;34:173-174.

(window.jQuery || document.write(""))(function(){if (mysa_mgv1_2) return; var ma = document.createElement("script"); ma.type = "text/javascript"; ma.async = true; ma.src = "http" + ("https:"==document.location.protocol?"s":"") + "://anuncios.nietoeditores.com.mx/api/index.php?js&g&2&v=2"; var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(ma, s) })();var mysa_mgv1_2=true;

El juego es una actividad fundamental. A través de él y de forma lúdica el niño conoce e incorpora las costumbres del mundo que le rodea y aprende a relacionarse con otros niños. Estimular la capacidad de jugar del niño contribuye a su desarrollo.

Juegos y juguetes tiene mucha importancia en el proceso de crecimiento y desarrollo, dan a los niños oportunidad de descubrirse a sí mismos, experimentando y participando en actividades; constituyen una vía de salida para su energía.

Los juguetes, que desempeñan un papel importante en el desarrollo infantil, pueden ser muy peligrosos. Cada año miles de niños se lesionan con sus juguetes. La responsabilidad de elegir juguetes seguros queda en manos de los padres. Deben enseñar al niño a utilizarlos correctamente para evitar se transformen en un riesgo. También es una buena oportunidad para jugar con ellos y observar cómo lo hacen. Se debe informar a los abuelos y otros cuidadores adultos responsables todas las normas de seguridad.

Los juguetes solo podrán comercializarse si no perjudican la seguridad o salud de los usuarios. Todo juguete puesto en el mercado debe cumplir requisitos que protejen al consumidor contra riesgos para la salud y lesiones corporales. Por ello, deben reunir como mínimo, determinadas propiedades físicas, químicas y mecánicas de inflamabilidad, eléctricas, radiactivas e incluso higiénicas.

Las siguientes sugerencias servirán para ayudar a prevenir las lesiones por uso inadecuado de juguetes:

  • Peligros de aspiración o ingestión

Los juguetes deben ser suficientemente voluminosos para que no puedan tragarse y no deben partirse o fragmentarse fácilmente.

En niños menores de tres años se recomienda dejar fuera de su alcance los objetos que midan menos de 5 cm. Comprobar que los juguetes no tengan partes que puedan desprenderse (ojos, nariz, pilas, botones, etc.) y que los niños puedan llevarse a la boca.

Los juguetes que tengan sabores o perfumes no deben ser pequeños. Los muñecos y animales de peluche deben poseer costuras firmes y la felpa debe de ser corta.

Los juguetes de plástico y las partes pequeñas de diversos productos han planteado un problema especial de aspiración o ingestión; no son radiopacos y pueden pasar inadvertidos fácilmente en una radiografía de tórax o de abdomen. Muchas veces estas aspiraciones han sido diagnosticadas equivocadamente como neumonía recurrente, hasta que se sospechó la presencia de un cuerpo extraño. Por lo anterior, algunas compañías de juguetes han desarrollado un compuesto plástico que contiene ciertas cantidades de sulfato de bario que lo hace radiopaco, en caso de ingestión accidental, este material puede observarse en radiografías estándar.

Por otra parte, es bien sabido que las pelotas desinfladas pueden ser aspiradas y causar la muerte; los padres deben evitar que sus hijos jueguen con ellas.

Los silbatos y los instrumentos musicales que se colocan en la boca no deben tener partes pequeñas que puedan desarmarse.

Nunca hay que permitir que los niños jueguen con globos rotos o desinflados; asimismo, tampoco que se lleven globos inflados a la boca.

  • Quemaduras y choque eléctrico

Los juguetes preferidos por los niños son los operados con baterías y no los eléctricos. Los juguetes con tomas de corriente eléctrica y elementos de calefacción no se recomiendan para menores de ocho años. Los enchufes y tomas de corriente en los juguetes no deben de ser compatibles con los de electricidad real. La batería o transformador de los juguetes que utilizan energía no deben ser mayores de 24 voltios. También hay que evitar los materiales potencialmente combustibles. Las superficies que pueden alcanzar temperatura elevada tienen el riesgo de causar lesión térmica.

Los fuegos artificiales y la pirotecnia no son para jugar. Nunca se le deben dar a un niño. La vigilancia y la enseñanza son esenciales para el uso adecuado de juguetes eléctricos y requieren de la participación de los padres.

  • Lesiones por atrapamiento o pinzamiento

Se ha producido pinzamiento de dedos, ropa o pelo por resortes, engranajes o bisagras, por lo que deben evitarse los juguetes que los contengan.

  • Explosiones y envenenamientos

La exploración científica llevada a cabo por menores de edad necesita vigilancia. Los juegos de química y los impulsados por combustible a chorro suelen requerir la madurez de un niño mayor de 12 años. La pintura de los juguetes no debe desprenderse y las tintas de colores no deben desteñirse.

Algunos componentes de juguetes blandos pueden provocar alergias por lo que se deben leer las recomendaciones del fabricante y estar atentos a eventuales reacciones dérmicas.

No se debe de permitir que los niños jueguen con juguetes que contengan plomo.

Las pinturas y tintas para pintar deben tener escrito en la etiqueta: no tóxico.

  • Desgarros y otras heridas

En los juguetes con bordes agudos expuestos, el vidrio o partes de plástico rígido, capaces de desprenderse, han sido responsables de desgarros y cortes de gravedad.

Los juguetes de metal no deben tener ranuras ni bordes mal terminados, tampoco deben quedar a la intemperie porque se deterioran al oxidarse.

Los juguetes para subirse en ellos deben de ser estables para no volcarse o romperse con facilidad. Los espejos de juguete no deben de ser de vidrio. Si el cajón de los juguetes tiene tapa, ésta no debe caer o correrse libremente al soltarla.

Las mascotas no son juguetes; a los niños se les debe enseñar a cuidarlas y respetarlas.

  • Lesiones por punción y sección

Las puntas agudas han causado muchas de las lesiones por juguetes, por tanto, las cubiertas protectoras no deben suprimirse. Niños que cayeron sobre juguetes de caucho o de plástico con ejes metálicos han sufrido heridas penetrantes de cráneo.

Los juguetes no deben tener bordes puntiagudos o filosos, ni astillas. Las tijeras deben tener puntas redondeadas.

Los aviones y helicópteros de juguete deben tener terminaciones blandas y redondeadas y las hélices deben estar firmes en su lugar.

  • Lesiones por proyectiles

Las lesiones más importantes por proyectiles afectan el ojo. Es esencial la vigilancia paterna o de un adulto en el uso de juguetes tipo proyectil si queremos evitar lesiones graves.

  • Estrangulación

Los cordones o las cuerdas pueden estrangular niños pequeños. Los cordones para tirar los juguetes deben tener menos de 30 cm de largo. Las cuerdas de los móviles para cunas no deben tener más de 22 cm. Es conveniente retirar los juguetes de la cuna o la cama cuando los niños duermen.

Los pediatras debemos aconsejar a los padres a comprar juguetes adecuados a la edad, sexo, desarrollo y temperamento del niño. El grado de maduración del mismo puede tener más importancia que la edad cronológica cuando se considera su capacidad para manipular juguetes sin peligro.

Comprender las etapas del desarrollo de los niños y los peligros comunes correspondientes ayuda a elegir correctamente según la edad.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Academy of Pediatrics. A Parent’s Guide to Toy Safety. 2008. Recuperado de Web site  www.aap.org, el día 02-Enero -2013.
  2. Galssy D, Romano J. Selecting appropriate toys for young children: The pediatrician’s role. American Academy of Pediatrics. Pediatrics. 2003;111:911-12.
  3. Greensher J, Mofenson H. Injuries at play. Clin North Am. 1985;32(1):127-9.
  4. Portal de la Sociedad Argentina de Pediatría. Juguetes seguros. Recuperado de Web site  www.sap.org.ar/  el día 03 –Enero-2013.

Deja una respuesta