ISSN-01862 391

e-ISSN-2395-8235

Indizada en: CONACyT, DOAJ, EBSCO (MedicLatina), Latindex, Redalyc, SciELO, Scopus y Emerging Sources Citation Index.
Órgano Oficial del Instituto Nacional de Pediatría

Información exclusiva para profesionales de la salud

Periodicidad: bimestral
Editor: José N. Reynés Manzur
Abreviatura: Acta Pediatr Méx
ISSN: 0186-2391
e-ISSN: 2395-8235

Uso de tecnología digital en las instituciones de enseñanza-aprendizaje del sector salud 

Use of digital technology in a teaching institution of the department of health

Acta Pediatr Mex 2012;33(1):1-4

Dra. Ileana de la Teja-Ángeles,* Dr. Eduardo de la Teja-Ángeles **

*LICEF/CIRTA Research Centre. Télé-université, Canada.
**Instituto Nacional de Pediatría

(window.jQuery || document.write(""))(function(){if (mysa_mgv1_2) return; var ma = document.createElement("script"); ma.type = "text/javascript"; ma.async = true; ma.src = "http" + ("https:"==document.location.protocol?"s":"") + "://anuncios.nietoeditores.com.mx/api/index.php?js&g&2&v=2"; var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(ma, s) })();var mysa_mgv1_2=true;

Actualmente la enseñanza virtual forma parte del perfil curricular de especialidades médicas que se consideren a la vanguardia del conocimiento; no sólo por la disponibilidad e intercambio de información de primera línea, sino por el acceso fácil a recursos en todo el mundo y en cualquier momento desde un dispositivo electrónico que permita estas funciones. Es un apoyo al aprendizaje (tutorial o presencial basado en la evidencia); del residente y sobre todo, la educación médica continua para ser un especialista o subespecialista.

Casi todos los integrantes del sector salud estamos inmersos en la tecnología de la comunicación-información y probablemente ya estemos siendo alumnos o colaboradores en algún curso o diplomado en línea, quizá utilizando herramientas que permiten realizar la transferencia de datos en el binomio enseñanza-aprendizaje. Estas nuevas herramientas electrónicas permiten organizar, distribuir y compartir la información y deben rebasar las expectativas del curso presencial; al mismo tiempo permiten tanto al alumno como al profesor evaluar la eficacia del material y de las actividades en línea propuestas, lo que representa mayor compromiso del maestro-tutor en la elección del material disponible y el diseño del curso.

En este sentido debe dirigirse la atención en el aprovechamiento de los recursos disponibles y establecerse las bases del “e-learning” o enseñanza en línea eficaz. El enfoque a privilegiar está centrado en el aspecto pedagógico y no en el tecnológico.

El “e-learning” o enseñanza en línea, en la salud ha recibido mucha atención en los últimos años, sobre todo, en el campo de la estomatología, en el cual se realizan esfuerzos para implantarlo de manera eficaz, pues no basta subir a la red los materiales existentes o tratar de continuar a distancia el programa. Los costos de este tipo de enseñanza tienen que ser compartidos. Algunas instituciones se han unido para absorberlos. Existen “plataformas” de aprendizaje (ambientes educativos virtuales interactivos), tales como “Blackboard” e incluso plataformas de código abierto o adpatables, sin costo aparente como “Moodle”. También existe el “cloud computing” (computación en nube), servidores virtuales accesibles en Internet. Las “nubes” pueden ser una solución más económica y al parecer, más universal, lo que es favorable al “u-learning” (“ubiquitous learning”), en el que las actividades de aprendizaje podrían realizarse a partir de cualquier tipo de tecnología.

Antes de determinar la “plataforma” y la tecnología más apropiada a la estomatología, conviene dar respuesta a las siguientes preguntas:

 

¿CUÁL ES EL VALOR AÑADIDO AL IMPLANTAR EL “E-LEARNING” O ENSEÑANZA EN LÍNEA?

El “e-learning” o enseñanza en línea, para algunos, es sinónimo de educación a distancia, utilizando tecnología digital. Como dichas tecnologías también se pueden utilizar en clase presencial, algunos han optado por emplear el término “b-learning” o “blended learning es decir, combinación de enseñanza presencial y virtual.

En el caso de la estomatología pediátrica y el aprendizaje presencial tutorial, la enseñanza en línea apoya el proceso de enseñanza-aprendizaje a través de diversas actividades tanto en clase como a distancia. Entre otras, los alumnos, en equipo, pueden homologar el nivel del conocimiento de acuerdo al objetivo académico propuesto en el plan de estudios, enseguida, cada alumno se autoevalúa y posteriormente, frente al docente, es posible realizar discusiones de manera presencial con participación de todos. No se puede aprender todo por medio de la tecnología y a distancia. La práctica, elemento esencial de la estomatología, se beneficia de la supervisión y enseñanza presencial. Puesto que los conocimientos de los residentes y de los especialistas no sólo deben ser teóricos, la enseñanza no puede limitarse a competencias cognitivas, requiere también competencias psicomotrices y afectivas. Estas dos últimas, más difíciles de lograr sin el elemento presencial, apuntan hacia el “blended learning” o “b-learning” como una directriz para el caso del Instituto Nacional de Pediatría.

Se debe identificar qué cursos, actividades pedagógicas y competencias pueden favorecerse empleando la tecnología del “e-learning”. Quizá ya nos desempeñamos como maestro o como alumno, realizando actividades de tipo “b-learning” sin saberlo, ya que, al utilizar el correo electrónico, se usa tecnología para el aprendizaje. Pero ¿qué tan eficaz es su empleo? Esta pregunta se impone sobre todo cuando, para algunos, la enseñanza en línea no puede realizarse en su institución o especialidad debido a que no se cuenta con la tecnología idónea.

Antes de modificar o aumentar la tecnología, puede cuestionarse si la tecnología existente se usa con eficacia. Finalmente, la eficacia del “e-learning”, cualquiera que sea su forma “b-learning”, “m-learning” o enseñanza mediante el uso de elementos móviles como teléfonos celulares, tabletas, etc. se basa en la buena integración que se haga de ella en el curriculum de los alumnos. Esto requiere planeación. El esfuerzo es grande, por lo que no es raro que las organizaciones se apoyen entre sí. Aun cuando la implementación del “e-learning” o del “b-learning”, exige tiempo, coordinación, capacitación técnica y pedagógica, así como apoyo de la Dirección Institucional, es indiscutible que la tecnología existe para apoyar el aprendizaje.

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.

Deja una respuesta