ISSN-01862 391

e-ISSN-2395-8235

Indizada en: CONACyT, DOAJ, EBSCO (MedicLatina), Latindex, Redalyc, SciELO, Scopus y Emerging Sources Citation Index.
Órgano Oficial del Instituto Nacional de Pediatría

Información exclusiva para profesionales de la salud

Periodicidad: bimestral
Editor: José N. Reynés Manzur
Abreviatura: Acta Pediatr Méx
ISSN: 0186-2391
e-ISSN: 2395-8235

Manejo de la ingesta de cuerpos extraños por vía digestiva

Management of foreign bodies ingestion in digestive tract

Acta Pediatr Mex. 2019 septiembre-octubre;40(5):291-95.

José Francisco Cadena-León,1 Josefina Monserrat Cázares-Méndez,2 Erick Manuel Toro-Monjaraz,3 Roberto Cervantes-Bustamante,4 Jaime Alfonso Ramírez-Mayans5

1 Gastroenterólogo pediatra y nutriólogo, endoscopista gastrointestinal, adscrito al Departamento de Gastroenterología y Nutrición, encargado de la Unidad de Endoscopia digestiva.
2 Adscrita a la unidad de endoscopia digestiva.
3 Gastroenterólogo pediatra y nutriólogo, adscrito al Departamento de Gastroenterología y Nutrición, encargado del servicio de Motilidad Gastrointestinal.
4 Gastroenterólogo pediatra y nutriólogo, jefe del Departamento de Gastroenterología y Nutrición.
5 Gastroenterólogo pediatra y nutriólogo, coordinador de la Unidad Diagnóstica en Gastroenterología Pediátrica Integral, Departamento de Gastroenterología y Nutrición.

Instituto Nacional de Pediatría, Ciudad de México.

Recibido: 13 de febrero 2019
Aceptado: 23 de julio 2019

Correspondencia
José Francisco Cadena León
pcaden60@hotmail.com

Este artículo debe citarse como
Cadena-León JF, Cázares-Méndez JM,  Toro-Monjaraz EM, Cervantes-Bustamante R, Ramírez-Mayans JA. Manejo de la ingesta de cuerpos extraños por vía digestiva. Acta Pediatr Mex. 2109;40(5):291-95.

(window.jQuery || document.write(""))(function(){if (mysa_mgv1_2) return; var ma = document.createElement("script"); ma.type = "text/javascript"; ma.async = true; ma.src = "http" + ("https:"==document.location.protocol?"s":"") + "://anuncios.nietoeditores.com.mx/api/index.php?js&g&2&v=2"; var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(ma, s) })();var mysa_mgv1_2=true;

ANTECEDENTES

 

El tratamiento de pacientes pediátricos que de manera accidental ingieren cuerpos extraños es un reto para el médico general, pediatra gastroenterólogo y endoscopista. La Asociación Americana del Centro de Control de Intoxicaciones reportó que 75% de más de 116,000 casos suceden en menores de 5 años (6 meses a 3 años) y 98% son accidentales. Principalmente se trata de: monedas, juguetes, partes de juguetes, pines, huesos, bolos de comida, joyería, imanes y baterías de botón.1

Por lo general, los pacientes son llevados a servicios de urgencias por los padres o cuidadores que evidenciaron la ingestión o tienen sospecha “fundada” de ingestión de un cuerpo extraño, es decir, sin evidenciar el cuidador la ingesta, pero con síntomas sugerentes y factores de riesgo: juguetes u objetos pequeños cerca.

La elección de procedimientos diagnósticos o terapéuticos, y la determinación del pronóstico, dependen de diferentes factores como:  tipo de cuerpo extraño ingerido, localización, tiempo de ingestión, síntomas gastrointestinales o respiratorios asociados, disponibilidad de servicios de radiología y endoscopia que cuenten con el equipo e instrumental adecuados, y del personal calificado.

 

Generalidades

 

Los niños pequeños exploran su medio a través de la boca, por lo que la ingesta accidental de un cuerpo extraño es frecuente a esa edad. La mayor parte de los cuerpos extraños ingeridos pueden ser asintomáticos sobre todo en etapas tardías, excepto los objetos grandes, filosos, o las baterías de botón. La recurrencia o ingestión de múltiples objetos es infrecuente y casi siempre sucede en pacientes con trastornos psiquiátricos.

La mayor parte de los cuerpos extraños que pasan al estómago pueden expulsarse espontáneamente a través del tracto  gastrointestinal, 10-20% requieren extracción por vía endoscópica y solamente 1% mediante un procedimiento quirúrgico.2

Los cuerpos extraños que no se expulsan espontáneamente a través del tracto gastrointestinal se impactan en ciertos sitios anatómicos: anillo cricofaríngeo, arco aórtico o esfínter esofágico inferior; en el píloro, ligamento de Treitz, válvula ileocecal o en la unión rectosigmoidea; o en pacientes con ciertos padecimientos: estenosis esofágica, acalasia, divertículo de Meckel, o con bridas abdominales que condicionan un sitio de estrechez fisiológica o patológica. Desde luego que deben descartarse otras afecciones asociadas inflamatorias: esofagitis eosinofílica.

Las manifestaciones clínicas dependerán del tipo de objeto, localización, edad del paciente y el tiempo de ingestión.

Para leer la información completa, por favor descargue el archivo PDF.

Deja una respuesta